Reseña: “La chica zombie” de Laura Fernández

zo

Esta es la primera de nuestras críticas en formato reducido. Y es así porque solo he leído 60 páginas del libro. Aunque le hubiera puesto muchas ganas, sé que no hubiera disfrutado de su lectura. No es que sea un suplicio pasar las páginas de “La chica zombie”, pero sí es que una lectura exigente: demanda del lector una alta tolerancia a las bestialidades y a las obscenidades.

¿Es eso algo malo? No, es hasta respetable. Habrá gente a la que le encante, a mí mismo me pueden gustar cosas de las que me han repugnado en el libro si las veo por ejemplo en “True Blood”; pero en este libro se me han hecho muy cuesta arriba. Podría definir mi experiencia leyendo esas 60 páginas como desagradable. Y no precisamente por el componente zombie.

El argumento es el siguente: Erin Fancher, una adolescente de dieciséis años, se despierta horrorizada al comprobar que… ¡está muerta! ¿Está siendo Erin realmente devorada por gusanos o lo que le está ocurriendo es sólo producto de la terrible (y brutal) imaginación adolescente? Una divertida novela sobre la adolescencia, sobre lo duro que es ser adolescente. Pero también es una novela sobre lo complicado que resulta ser tú mismo.

La verdad es que la premisa es original y divertida, enfocar lo de convertirse en un zombie como metáfora de la adolescencia, pero… lo que decía, que es muy desagradable. En primer lugar, no creo que este libro deba estar en la sección “Infantil y Juvenil” de las librerías y bibliotecas (ay, madre, hablo como un señor mayor); y, en segundo, no me ha dado tiempo a captar todos esos simbolismos y analogías zombies = adolescentes.

Me he quedado en el bloqueo inicial de leer tanta vulgaridad. No he podido pasar de ahí, lo siento. Yo prefiero cosas más amables y sencillas, menos amargas. Pero dejemos a un lado mis prejuicios, que han quedado claros, y veamos qué más nos ofrece la novela (al menos en esas 60 primeras páginas): un estilo interesantísimo y personal de escribir de la autora (otra cosa no, pero Laura Fernández SABE escribir un rato), diálogos divertidos y juguetones; y un retrato más que creíble del ambiente High School americano a pesar de estar escrito por una española.

Además, todas las descripciones suenan a nuevas, la autora sabe contar las cosas con gancho. Si escribiera la versión light para puritanos de esta novela, seguro que me encantaba. No recomiendo el libro porque yo soy muy blandito y sensiblero, pero a un lector con la piel más dura seguramente podrá interesarle.

Tenéis un POST INTERESANTÍSIMO sobre “La chica zombie” y la mezcla adolescentes-zombies en este enlace.

The Apple BN